fbpx
Saltear al contenido principal
Salsa De Chile Anaheim, Como De Molcajete

Salsa de chile anaheim, como de molcajete

Preparando salsa de chile anaheim

La salsa de chile anaheim que preparamos en esta video receta tiene una textura como si la hubieras preparado en un molcajete mexicano, el secreto está en la forma de moler los ingredientes en la licuadora.

—anuncio—

El chile anaheim también lo llaman chile verde de california, california Green o Chile de nuevo méxico. Tiene un nivel de picor medio-bajo y también puede servirse relleno. 

Miden entre 10 y 20 cm de largo y unos 5 cm de ancho. Son carnosos y de paredes gruesas pero jugosas. La planta de chiles anaheim puede llegar a medir de 120-150 cm de alto.

¿Qué ingredientes lleva?

En esta salsa los ingredientes principales son el chile anaheim y los jitomates, lleva también un poco de agua y sal.

Los chiles anaheim pueden utilizarse de muchas formas en la cocina, tanto frescos y crudos, como rellenos, asados, a las brasas, en salsas o en escabeche.

Saben deliciosos rellenos con queso o con carne, salteados con ajo, y más.

Para esta receta, asamos los chiles hasta que la piel esté tostada, y los guardamos dentro de una bolsa de plástico, esto para que suelten el vapor, se sigan cocinando y la piel se pueda retirar fácilmente a la hora de pelarlos.

Te recomendamos dejar que se enfríen un poco antes de proceder a pelarlos y quitarles las semillas.

Receta de salsa de chile anaheim

Ve a continuación el video paso a paso de cómo preparar esta salsa de chile anaheim, para que te quede como si la hubieras hecho en un molcajete mexicano, ¡pero en la licuadora!

INGREDIENTES

  • 230 g de chile anaheim (3 grandes)
  • 280 g de jitomates (3 medianos)
  • 1/2 cdita de sal de mar
  • agua natural

INSTRUCCIONES

  1. Asa los chiles y los jitomates en un comal a fuego medio-alto, gíralos hasta que toda la superficie de los chiles y los jitomates se comience a tostar. Cuando veas que están tostados casi completamente, retira los jitomates y guarda los chiles en una bolsa de plástico.
  2. Una vez que los chiles se enfríen un poco, retira la piel y las semillas.
  3. En una licuadora, coloca los chiles limpios, añade la sal y un poquito de agua. Tritura ligeramente los chiles sin molerlos por completo, pulsando varias veces el botón de encendido de la licuadora, reserva en un tazón.
  4. Pela los jitomates asados y colócalos en la licuadora, exprime también todo el jugo que haya soltado. Tritura ligeramente los jitomates y viértelos en el tazón con los chiles. Mezcla con una cuchara hasta que se combine bien.

Esta salsa va muy bien sobre unos molletes, unas tostadas o simplemente para darle un sabor distinto al arroz blanco. ¿Tú en qué platillo la usarías?

¡Si te gustó la receta compártela en tus redes sociales! Déjanos aquí abajo tus comentarios.

Escribe tu comentario aquí
—anuncio—
Volver arriba